Inicio HEALTH & LIFESTYLE Acastrexa, sostenibilidad integrada y tradición

Acastrexa, sostenibilidad integrada y tradición

Paula selecciona la mejor materia prima proveniente de las Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo para convertirla en exquisitos productos ecológicos.

490
Acastrexa
Facebook 'Acastrexa'

Paula Patiño lucha por conservar, proteger y divulgar los productos autóctonos de la ‘Reserva de la Biosfera das Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo’.

Su pequeña empresa artesanaAcastrexa’ se ha consolidado como huerta comarcal pionera. Allí es donde la gran emprendedora elabora sus conservas vegetales gourmet. Un proyecto que intenta recuperar las especies autóctonas perdidas de la Reserva de las Mariñas Coruñesas.

Su ADN se basa en la sostenibilidad integrada y la tradición

En ‘Acastrexa‘ elaboran productos de forma artesanal, sin utilizar conservantes químicos ni colorantes. Productos de temporada, recogidos en su momento de maduración, sin cámaras, directamente en la huerta de sus agricultores. Son una empresa adherida al decálogo de ‘Sostenibilidad Integral de la Industria Agroalimentaria Española‘ (Mapama).

Todos sus productos son artesanos. Por el momento en Galicia tienen el registro de artesanía alimentaria cerrada. Sin embargo, Paula se reúne con la Xunta de Galicia para la elaboración del reglamento que regula este registro, «pienso que para final de año esté ya activo y podamos introducir la palabra artesano a nuestros productos».

En su obrador de Os Campóns, Paula Patiño prepara y distribuye los productos de ‘Acastrexa‘, los primeros con el sello de calidad de la reserva de la Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo que se venden por Internet.

A Castrexa es una de las primeras empresas registradas en España con la marca de la biosfera

Paula apuesta por la sostenibilidad en la elaboración de productos como conservas, mermeladas, frutas deshidratadas, vino, miel y sales aromatizadas. ‘Acastrexa‘ es una marca sostenible calificada por el Ministerio de Agricultura.

Para su fundadora es un orgullo llevar la marca de la Reserva de la Biosfera, tanto la española como la de Mariñas Coruñesas. ‘Acastrexa’ es la única empresa en agroalimentación que goza con tres distintivos de Reserva de Biosfera de España: conservas, mermeladas y la miel.

Sus productos se pueden adquirir tanto en su página web, como en los mercados de proximidad, señala la pionera de As Mariñas.

¿Su producto estrella?

Entre conservas vegetales y mermeladas sin conservantes ni colorantes, muy bajas en azúcar y de productos cultivados sin herbicidas ni pesticidas, destaca la mermelada de fresa de ‘Acastrexa‘. Elaborada tan sólo a base de fruta y azúcar de caña siempre de comercio justo.

“Una mermelada no se hace de espesante ni agar. Mis mermeladas son un poquito más líquidas porque no llevan estabilizantes ni espesantes como las industriales. En cuando a sabor hay una diferencia enorme”.

Cierto que no es “un producto económico, pero tampoco es caro. Es costoso. Caro sería si fuese una mermelada con más azúcar que fruta, pero es justo al revés. Y fruta de calidad”, asegura Patiño.

A la selección de productos de proximidad de ‘Acastrexa‘, se le suma la originalidad de sus recetas. La mermelada de licor de café es otra de las más demandadas, nos cuenta Paula. Y ahora, está elaborando unas galletas de maíz «As Milleiriñas» que optan al premio de ‘Alimentos Innovadores de Galicia’.

En ‘Acastrexa’ además, elaboran un zumo de manzana, 100% natural sin conservantes ni colorantes ni azúcares añadidos. Simplemente zumo de manzana. «Por supuesto las manzanas son nuestras variedades autóctonas, lo que lo hace tan exclusivo y diferente, ya que gozamos de una gran variedad de manzanas».

Paula tiene un huerto experimental, donde realiza una agricultura biodinámica respetando el modelo de huerta mariñana, (tipo de huerta de las mariñas coruñesas).

“Para mí no existe el fracaso”

Paula se quedó en paro y decidió montar su propio negocio de productos hechos a partir de especies autóctonas. Fue su alternativa laboral a las ofertas con condiciones poco dignas que le salían al paso. Es una reconvertida que después de buscar trabajo decidió “mal pagarse” ella viendo la riqueza que le rodea. Una aventura que anima a vivir.

“Discriminación sigue habiendo, muchas veces casi más por parte de otras mujeres, que no te ven como empresaria. Otra dificultad son las ayudas; cuando las hay, tienes que leer la letra pequeña”, dice, mientras recuerda que la mujer siempre ha estado vinculada al trabajo de la huerta en Galicia.

Empezó haciendo ‘lo más sencillo’ y que todo el mundo consume: las mermeladas. Más tarde decidió pasarse a la salsa de tomate, las cremas, zumos de manzana, sales aromatizadas, a la miel… todo de pequeños productores.

Patiño confía en el éxito de la marca de calidad de la reserva

No creo en un sello que me venda un producto ecológico cuando ese producto ha recorrido miles y miles de kilómetros. Para mí, la ecología ya queda por el camino”. ‘Acastrexa‘ jamás vendería sus productos en grandes superficies ni supermercados. Va directamente al consumidor.

Paula nos cuenta que es muy importante que el comprador lea siempre la etiqueta de los productos que consume. “Hay muchos productos bio que luego los envasan en plástico, con lo cual, la ecología ya murió”. No sólo compramos productos, compramos mucho más.

Sostiene que el sello ecológico resulta gratuito y ofrece garantías de productos cultivados en la comarca, mientras que los sellos que certifican la producción ecológica, además de costar «unos 600 euros«, certifican la producción ecológica. Por ejemplo, “aquí en España se come mucho por sellos”, la leche que compramos puede venir de otro país y ser ecológica pero no tienen en cuenta que su transporte hasta aquí deja «una huella de carbono muy grande«. La producción local, defiende, resulta más «sostenible«.

Buenas prácticas, no se necesita más

Acastrexa‘ no es un proyecto cerrado como el resto de las empresas. Es un proyecto abierto y vivo que intenta poner en valor las especies autóctonas de la Reserva de la Biosfera de las Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, recuperando su cultivo y elaborando nuevos productos innovadores para su consumo. Además, organizan talleres de catas, cultivos, mermeladas, conservas. Catering, desayunos, regalos, etc…

En su trayectoria como empresaria, Paula Patiño da clases en escuelas. “Debemos empezar a educar a los niños, a enseñarles lo que cuesta una semilla. El valor de la tierra. El agricultor es quien nos da de comer”, afirma la emprendedora.

Durante todo el año, ‘Acastrexa‘ se enmarca en un programa de acciones por el medio ambiente. Actualmente lucha por el registro de Productos Artesanales con el Gobierno de Galicia.

Los próximos días 6 y 7 de julio es la Feria del Branco Lexitimo uvas autóctonas, por lo que estáis invitados a conocer ‘Acastrexa‘ en Paderne – Betanzos – A Coruña, donde además de degustar sus productos, también tendrán foros de vino, donde enseñarán a los asistentes a valorar los vinos desde otro punto de vista etnológico.

Para un futuro, ampliarán la elaboración de productos marinos de Galicia, siguen investigando y experimentando al respecto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here