Inicio ACTUALIDAD La “Favorita” de los Óscar

La “Favorita” de los Óscar

57
Compartir
Fotografía: ABLEFARIA

The Favourite es definitivamente una de las joyas de la corona de Yorgos Lanthimos. Con 10 nominaciones a los premios Óscar (incluyendo mejor película y mejor dirección) no se le puede augurar nada malo.

Lo cierto es que el cine de Lanthimos no es para todo el mundo, y la comedia absurda que expone en The Favourite no es la excepción. La película es una compleja y acertada reflexión sobre el irremediable patetismo del poder.

Fuente: FoxSearchlight

En 2015 le ofrecieron, por primera vez, un guión sobre el triángulo amoroso entre la reina Anne y sus dos favoritas en los inicios del siglo XVIII. Y Lanthimos no pudo más que emocionarse con la posibilidad de filmar una locura histórica que entraba entre sus parámetros de absurdo. Pero la producción comenzó a postergarse y Lanthimos, inquieto por naturaleza, grabó The Killing of a Sacred Deer mientras tanto.

La cinta es una joya extraña, imperfecta, que no llega a los niveles de conclusión de The Lobster. Pero es una película que se hizo entre proyectos, todavía con The Favourite en mente. La cinta se aparta alegremente del pudor usual empleado en los dramas de época para liberar a su poderoso trío de actrices, Olivia Colman, Emma Stone y Rachel Weisz en una comedia estupendamente interpretada a través de pelucas y corsés y la parafernalia típica de la aristocracia británica del siglo XVIII.

La película es un drama biográfico… o casi

La trama de The Favourite gira en torno a la historia verídica de la reina Anne de Inglaterra, Escocia e Irlanda a principios del siglo XVIII. Esta controversial reina ocupó el trono de Inglaterra durante 12 años, peleó una guerra cruenta contra España y Francia, vio morir -al nacer o antes de los dos años- a 17 hijos y sufrió espantosamente por ataques de gota. Fue la última descendiente de su linaje, una reina querida por el pueblo, conservadora, profundamente enamorada de su marido y siempre rodeada por una favorita.

En un momento, la favorita de la reina fue una mujer extremadamente poderosa: Sarah Churchill, duquesa de Marlborough (y, sí, antepasada del famoso primer ministro inglés durante la etapa más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial). Pero, bajo las narices de Sarah, la reina comenzó a encariñarse con una nueva protegida: Abigail Hill. Hill era un sirviente de pasado noble que se convertiría en la Baronesa de Marsham cuando la reina, sin que nadie se enterase -ni siquiera su confidente, Sarah- la casó en secreto con el Barón Samuel Marsham. Posteriormente, tras diferentes conflictos políticos, Sarah Churchill fue reemplazada definitivamente por Hill quien adquirió un enorme poder dentro de la corte de la reina Anne.

Tanto Sarah Churchill como Abigail Hill tenían preferencias políticas: la primera se inclinaba más hacia los conservadores Tories encabezados por Lord Godolphin en el parlamento; la segunda hacia los liberales Whigs, encabezados por Robert Harley. Así, ambas ponían en juego una amistad con la reina para guiar el destino de un país en guerra por una vieja disputa de sucesiones monárquicas.

La forma en la que Lanthimos juega con el paralelismo entre la guerra que se suscita fuera del palacio, (que queda casi en un segundo plano a lo largo de la cinta) y la guerra entre Sarah y Abigail por el favor de la reina Anne, más allá de sus propios intereses políticos, no es más que otra de las maneras que tiene de demostrarnos el asombroso manejo discursivo que está siempre presente en su cinematografía.

Aunque sus películas pecan de llevar una línea emocional más bien plana, en The Favourite rompe totalmente con ese esquema, demostrando que es capaz no solo de adoptar la versatilidad que cada historia necesita, sino que además lo hace sin perder su sello característico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here