Inicio PORTADA El Big Ben cumple 160 años rodeado de andamios

El Big Ben cumple 160 años rodeado de andamios

La famosa torre ha llegado a ser el monumento más fotografiado en Londres.

673
Big ben

Han pasado 160 años desde que el Big Ben, el monumento más emblemático de la ciudad de Londres, sonó por primera vez. Sin embargo, este aniversario la campana no podrá sonar para celebrarlo.

La torre de Elizabeth sigue en obras desde 2017

La antes conocida como la Torre del reloj fue construida como parte del nuevo palacio Westminster e inaugurada en mayo de 1859. Supera los 96 metros de altura y a lo largo de los años se ha convertido en el lugar más fotografiado de la capital británica.

Actualmente, el Big Ben se encuentra rodeado de andamios. Se trata del programa de conservación más ambicioso que se ha llevado a cabo en la torre y ha supuesto la total retirada de la cubierta, hecha de hierro fundido y compuesta por 3.433 piezas, para su reparación.

La campana del Big Ben, de 13,7 toneladas, permanecerá en su lugar a lo largo de las obras de restauración

Esperan que las obras de restauración se alarguen hasta 2021. Sin embargo, la campana ha permanecido sin sonar excepto para algún importante evento como la celebración de año nuevo.

Los operarios que trabajan en las obras encontraron una cápsula del tiempo escondida en el tejado de la torre datada de las últimas labores de restauración que se llevaron a cabo en la torre en los años 50. Contenía el nombre de todos los trabajadores del proyecto anterior así como una vieja moneda, una copia de un periódico de la época y una carta que hacía referencia a una cápsula dejada durante otros trabajos de renovación en los años 20.

El Big Ben no es la torre

Se suele llamar Big Ben a la torre pero en realidad este es el nombre de la gran campana de 13,7 toneladas. Esta es la segunda que fue instalada, porque la primera presentó una gran rajadura y fue cambiada. Ese incidente se repitió en la nueva, pero se decidió que se quede en su lugar. Y ahí sigue, más de un siglo y medio después.

Tras la restauración de la torre seguirá la renovación del edificio neogótico del parlamento, cuyo coste podría superar los 4.500 millones de euros, y que obligará a diputados, lores y al personal a trasladarse a otro edificio.

Los trabajos en el campanario implicaron la remoción del techo de hierro fundido, compuesto por 3.433 piezas, para ser reparado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here