Inicio AUDIENCIAS Black Mirror: Bandersnatch, la primera película interactiva de la historia

Black Mirror: Bandersnatch, la primera película interactiva de la historia

823
blackmirror

Una de las propuestas más audaces de los últimos tiempos la tuvo Netflix a finales del 2018, sin duda.

Reseña Black Mirror: Bandersnatch

Después del éxito de Black Mirror, serie que cuenta con cinco temporadas en las que explora de distintas formas el lado oscuro del futuro tecnológico, David Slade nos impresionó a todos con el estreno de Black Mirror: Bandersnatch, la primera película interactiva de la historia.

A lo largo del filme, nuestro protagonista —inseguro por naturaleza— se enfrenta a varias decisiones que no puede tomar sin ayuda, y es allí donde el espectador se pone una armadura brillante, se monta en un caballo y salva al personaje tomando las decisiones por él.

Bandersnatch se desarrolla en 1984 y se centra en Stefan, un chico que sueña con diseñar un videojuego a partir de una novela fantástica de “Elige tu propia aventura”. Un desafío alucinante que lo llevará a cuestionarse la realidad que le rodea. Es una premisa un poco floja para un guión que no da para mucho más. La realidad del asunto es que lo más emocionante que tiene el filme es la responsabilidad y la implicación que se nos da y que como espectadores no habíamos tenido anteriormente.

La película cuenta con cinco finales oficiales, y aunque son muchos los desenlaces que vive Stefan a lo largo de la cinta, esto supone tener que retroceder para cambiar las elecciones anteriores, así que te pasas un buen rato haciendo ensayo y error para poder explorar todas las posibilidades que el experimento permite.

blackmirror bandersnatch

Después de verla varias veces y habiendo agotado ya todas esas posibilidades, me centré un poco más en el resto de factores que influyen para determinar la calidad de una película, y dejando a un lado la emoción de lo nuevo, llegué a la conclusión de que es un filme regularcillo con muy buena fotografía y actuaciones de lujo, pero con un guión que si bien funciona, termina siendo un poco plano.

Vista como experimento, Bandersnatch es alucinante

La idea de tener voto como espectadores es innovadora, refrescante y sumamente divertida, pero su calidad discursiva ha dejado mucho que desear.

Esperemos que si Netflix u otras productoras deciden adoptar este modelo como algo recurrente, tengan en cuenta que uno de los factores más importantes a la hora de crear un producto audiovisual de calidad es la historia, y que esta no es algo que pueda descuidarse a la ligera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here