Inicio TELEVISIÓN Y CINE Un concursante de GH, acusado de cometer abuso sexual a otra participante...

Un concursante de GH, acusado de cometer abuso sexual a otra participante de la edición Revolution

La concursante Carlota Prado puso la denuncia hace dos años, y gracias a los vídeos de la organización de GH se ha podido corroborar sus versión

99
concursante
José María López, concursante de GH Revolution en la casa durante el concurso./ Mediaset

La concursante de GH Revolution Carlota Prado denunció a su pareja José María López por un supuesto abuso sexual con penetración mientras estaban en la casa.

Dos años después de los hechos, la jueza de Colmenar Viejo que instruye el caso ha dado por finalizada la instrucción.

En el auto, la magistrada ve indicios de abuso sexual y considera que él estaba consciente mientras ella se encontraba ebria. El vídeo que aportó la organización de Gran Hermano ha sido clave.

Según el escrito judicial, José María realizó movimientos bajo el edredón «que aparentemente pudieran consistir en penetraciones» y por tanto, se podría enfrentar a un delito de abuso sexual penado con entre uno y tres años de prisión.

El concursante, acusado de abuso sexual, quiso realizar «Edredoning» sin permiso

El abogado del exconcursante mantiene su inocencia, pero la jueza ve contradicciones en el investigado.

Dos meses atrás se quejaba de no tener fecha para el juicio y de enfrentarse a «una lluvia de amenazas, insultos y vejaciones» por no acordarse de lo ocurrido aquella noche.

La concursante alude a sufrir «un coma etílico» y a que perdió «la conciencia» y desde entonces, su «vida cambió para siempre».

Ahora la magistrada, que terminó la instrucción el pasado mes de diciembre, está a la espera de que las partes acusen a José María López antes de mandarlo al banquillo por abusos sexuales para que sea juzgado y se determine si es inocente o culpable.

Carlota denunció hace dos años a José María después de que los responsables de Gran Hermano le informasen de lo ocurrido

La defensa del investigado recurrió el escrito, pero la Audiencia Provincial de Madrid ratificó la decisión el pasado 25 de julio. La jueza consideró que «existen indicios de que la conducta del recurrente pudiera ser constitutiva de un delito de abuso sexual«.

La concursante y supuesta víctima, Carlota, se hallaba tumbada «sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama«, cuando José María López realizó movimientos bajo el edredón «que aparentemente pudieran consistir en penetraciones».

Mientras que Carlota se encontraba completamente ebria, José María estaba consciente. En las imágenes se observa «una manipulación interna en la que José María pudiera ser que estuviera quitando los pantalones y las bragas a Carlota».

«Esta le comunicó, sin apenas fuerza, la frase ‘no puedo’, sacó uno de sus brazos del edredón y lo dejó caer contra la pared. También se quitó la parte de arriba con dificultad y sacó una mano, posicionándola en vertical y recta hacia José María, en la que pudo manifestarle que parase su acción, la cual pudiera consistir en tocamientos de su cuerpo en base a las oscilaciones apreciadas», escribe la jueza.

Al exconcursante puede caerle una privación de libertad de uno a tres años

A lo largo del escrito, se detalla el supuesto abuso sexual con penetración de José María hacia Carlota: «se volvieron a ocasionar desplazamientos por parte de Jose María que impulsaban a Carlota hacia arriba y abajo, sin que ‘motu proprio’ esta reaccionara ante tal estímulo; el cual pudiera consistir, de acuerdo con la posición de José María y su respiración más agitada, en penetraciones».

Tales actos terminaron cuando el Súper de GH Revolution les ordenó «que se colocaran bien los micrófonos y que Carlota acudiera al confesionario».

Inmediatamente, Carlota comentó a vomitar y «apenas se movía de la cama». Ahora, José María podría ser acusado por abuso sexual «sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona» con una privación de libertad de uno a tres años.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here