Inicio CIENCIA Acariciar a gatos y perros ayuda a reducir el estrés

Acariciar a gatos y perros ayuda a reducir el estrés

Tras el estudio con alumnos universitarios, la profesora Pendry y su equipo continúan con una investigación a base de un programa de prevención de estrés asistido por perros o gatos durante cuatro semanas

235
gatos y perros
Aunque muchos ya saben los beneficios de la compañía de animales, este estudio confirma con ayuda de la ciencia que perros y gatos hacen bien a los humanos

Los programas de investigación llevados a cabo con perros o gatos, han demostrado que producen beneficios fisiológicos para aliviar el estrés. Así lo relata una publicación que ha realizado la revista de la Asociación Estadounidense de Investigación Educativa, AERA Open.

Científicos de la Universidad del Estado de Washington, han demostrado que las mascotas mejoran el ánimo en los estudiantes y ayudan a aliviar el estrés. Este estudio ha sido realizado por Patricia Pendry, profesora asociada al Departamento de Desarrollo Humano de la Universidad de Washington, junto al estudiante graduado Jaymie Vandagriff.

En la primera investigación se puede ver unas reducciones en los niveles de cortisol de los estudiantes durante una intervención en la vida real en lugar de en un entorno de laboratorio.

La investigación ha involucrado a 249 estudiantes universitarios con perros y gatos

En apenas 10 minutos, los estudiantes que interacturaron con gatos o perros, experimentaron una reducción significativa del cortisol, una hormona del estrés importante.

El programa «Pet Your Stress Away» deja que los alumnos participen, interactuando con estas mascotas para ayudarles a aliviar las tensiones que se acumular por las clases, los trabajos y exámenes.

Muchas universidades estadounidenses han instituido programas con perros y gatos.

Los alumnos fueron divididos en cuatro grupos para poder observar las reacciones fisiológicas en diferentes situaciones con estos animales.

  • Primer grupo: Durante 10 minutos, recibieron interacción práctica en grupos pequeños con gatos y perros. Podían acariciar, jugar y pasar el rato con los animales que quisiesen y como les apeteciese.
  • Segundo grupo: Se dedicaron a observar a otras personas que estaban acariciando a los animales mientras que esperaban en fila su turno
  • Tercer grupo: Visualizaron una presentación de diapositivas de los mismos animales disponibles durante la intervención.
  • Cuarto grupo: Estos estudiantes esperaron su turno en silencio durante 10 minutos sin sus teléfonos, materiales de lectura u otros estímulos, pero permanecían a la espera de la interacción con los gatos o perros.

Se procedió a tomar muestras de cortisol salival de cada participante, desde por la mañana, recién despertados. Una vez extraídos todos los datos, los estudiantes que interactuaron directamente con las mascotas presentaron menor cantidad de cortisol en saliva.

Se encontraron los mismos resultados, incluso en consideración de que algunos estudiantes podría haber tenido niveles o muy altos o muy bajos para empezar.

Resultados muy favorables

La profesora Pendry manifestó que lo que querían comprobar era si la exposición de personas con perros o gatos, ayudaría a reducir el estrés de una manera menos subjetiva.

La investigación fue exitosa, y lo que indicar que la reducción de las hormonas del estrés puede, con el tiempo, tener beneficios muy importantes para la salud física y mental.

Pendry y su equipo continúan con esta investigación, examinando e impacto de un programa de prevención de estrés asistido por animales de cuatro semanas de duración.

Los primeros resultados están siendo muy positivos, además, con este estudio de seguimiento, se demuestra nuevamente que los hallazgos realizados con la investigación en estudiantes, se siguen manteniendo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here