Inicio ECONOMÍA Y EMPRESA El problema de Italia con el uso del dinero en efectivo

El problema de Italia con el uso del dinero en efectivo

196
Italia dinero efectivo
Italia es uno de los países de Europa más atrasados en el uso del dinero electrónico.

Italia es a día de hoy uno de los países europeos más atrasados en lo que respecta al uso de tarjeta de crédito. De hecho, no es recomendable viajar por el país sin dinero en efectivo, ya que se puede convertir en una odisea.

En este sentido, mientras en otros estados europeos cada vez menos gente utiliza dinero en metálico, en Italia existe todavía mucha reticencia a dejar de pagar con el método tradicional. De hecho, en muchos negocios directamente no es posible utilizar tarjeta, algo prácticamente inviable en los taxis de la capital o en las máquinas que dispensan los billetes de metro en Roma.

Italia se prepara para una transición en sus métodos de pago habituales

Según datos del Banco Central Europeo, en el 2017 el 86% de las compras en Italia se pagaron en efectivo, y estas representaron el 68% del valor total de las operaciones.

Sin embargo, esta situación podría empezar a cambiar pronto, ya que el Gobierno italiano ha incluido en el borrador de sus próximos presupuestos un ambicioso plan (Italia Cashless). El objetivo no es otro que aumentar los pagos electrónicos con tarjetas de débito y crédito para favorecer la transparencia en las transacciones y luchar contra la evasión fiscal.

Una lotería para incentivar los pagos electrónicos

La principal medida dispuesta por el Ejecutivo es rebajar el límite actual de 3.000 euros para pagos en efectivo a los 2.000 en el 2020, y el 2021 para llegar al objetivo de 1.000 en los años siguientes. Además, prevé multas de 30 euros más el 4% del valor de la transacción a los negocios que sólo acepten efectivo. Eso sí, tendrán que ser los mismos ciudadanos los que denuncien estas prácticas.

En este sentido, Roma incluso creará una lotería para premiar a los que paguen de manera electrónica para la que se han destinado 70 millones de euros. Se trata de una iniciativa que ya han adoptado países como Portugal, Malta o Eslovaquia, y que consistirá en que los propietarios de los recibos ganadores, identificados con un número, optarán a un cuantioso premio.

Las medidas no harán más difícil la vida a los ciudadanos, sino que incentivarán la utilización de la moneda electrónica y los pagos digitales para favorecer la emersión de la economía sumergida”, explicó el primer ministro, Giuseppe Conte.

El dinero en efectivo, la opción preferida en Italia para hacer las compras

El plan Italia Cashless se enmarca en el gran combate contra la evasión fiscal que se ha marcado el Gobierno italiano como prioridad en sus nuevos presupuestos, que según los primeros cálculos representará unos 7.000 millones de euros para las arcas del Estado.

Sin embargo, esta guerra al efectivo no gusta a todo el mundo. Si ir más lejos, desde el Movimiento 5 Estrellas, la observan con desconfianza porque consideran que no está enfocada a la lucha contra los grandes evasores fiscales sino que penalizará a los pequeños comercios.

Giuseppe Di Taranto, economista de la universidad Luiss Guido Carli de Roma, considera que el plan no tendrá ningún tipo de efecto. “No creo que rebajando el techo de operaciones en efectivo de 3.000 a 1.000 euros se vaya a evitar el fraude fiscal. La verdadera lucha sería si se golpease a los grandes evasores. El 42% de los beneficios de las grandes multinacionales no llega a la hacienda italiana”, denuncia el profesor, que defiende que los italianos deberían poder mantener sus tradiciones de pagar las pequeñas sumas en efectivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here