Inicio ACTUALIDAD La industria del motor y los ecologistas, divididos ante el futuro del...

La industria del motor y los ecologistas, divididos ante el futuro del CO2 en los coches

55
Compartir

Bruselas, 10 oct (EFE).- La industria del motor pidió hoy moderación a la Unión Europea de cara a la negociación final sobre el recorte de emisiones de CO2 de los coches en 2030 mientras, que las ONG ecologistas alertaron contra la falta de ambición en una normativa clave para los objetivos climáticos de la UE.

Las reacciones de la patronal automovilística y de las plataformas medioambientalistas llegan un día después de que los países de la UE acordaran en Luxemburgo exigir a los fabricantes que apliquen una reducción de emisiones de dióxido de carbono del 35 % a los turismos a partir de 2030 con relación a 2021.

Esa postura, que eleva la propuesta inicial del 30 % de la Comisión Europea (CE) pero limita la ambición del 40 % que reclama la Eurocámara, servirá de base para la negociación final de la normativa comunitaria que iniciarán hoy el Ejecutivo comunitario, el Consejo y el Parlamento Europeo en los llamados “trílogos”.

“Llamamos a las tres instituciones a trabajar para un acuerdo final que logre el correcto equilibrio entre la protección del medioambiente y la salvaguarda de la industria manufacturera europea de base”, declaró en un comunicado el secretario general de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).

La patronal europea del motor se mostró más satisfecha con el esfuerzo exigido por los Estados miembros frente a los “agresivos” niveles que solicitan los europarlamentarios, aunque aún puede “tener un impacto negativo para la competitividad de la industria, los trabajadores y los consumidores”.

La ACEA también pidió que el texto final no incluya una cuota mínima de venta de vehículos eléctricos o poco contaminantes, que el Parlamento Europeo quiere fijar en un 20 % en 2025 y un 30 % en 2030 de la nueva flota.

La organización ecologista Transport & Environment, en cambio, lamentó que el consenso de las capitales “se quede corto” para cumplir con los objetivos de la UE derivados del Acuerdo Climático de París.

“La decisión de los Gobiernos de la UE es decepcionante para el planeta. Muestra hasta qué punto la Comisión y algunos Estados miembros se han alejado del liderazgo climático, poniendo a los fabricantes de automóviles en primer lugar”, declaró el director del área de vehículos limpios de esa organización, Greg Archer.

La bancada ecologista del Parlamento Europeo también achacó falta de ambición a la postura de los países por “la presión de la industria”, declaró el eurodiputado de ECUO Florent Marcellesi, en relación a ese 35 %.

En juego en esa negociación, que se espera alumbre una normativa europea a inicios de 2019, está el equilibrio entre la urgencia para limitar el calentamiento global, subrayada por el nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, y el impacto socioeconómico que puede generar en el sector del motor.

Los ecologistas argumentan que los constructores han invertido siete veces más en China que en Europa en vehículos limpios en el último año y que acelerar la transición generaría 200.000 nuevos empleos en la UE en 2030.

La Comisión Europea, sin embargo, en un documento publicado el pasado septiembre, avisaba de que reclamar un esfuerzo del 50 % acarrearía la pérdida de 26.000 empleos en la automoción, cifra que caía a 12.000 puestos de trabajo con una ambición del 40 % y a 2.000 si la exigencia es del 30 %.

Globalnews10 no vende señales ni recomendaciones, esta información se basa siempre en opiniones de terceros y no constituyen en ningún caso asesoramiento financiero. Cualquier operación realizada por usted será siempre responsabilidad suya.