Inicio ACTUALIDAD Las aves rapaces, custodias del cielo del principal aeropuerto de Uruguay

Las aves rapaces, custodias del cielo del principal aeropuerto de Uruguay

43
Compartir

Montevideo, 6 oct (EFE).- Un grupo de 50 aves rapaces, entre ellas halcones, águilas y gavilanes, son las encargadas de custodiar el cielo del Aeropuerto de Carrasco, el principal de Uruguay, para evitar que otros pájaros interfieran con las operaciones de la terminal.

La empresa Cetrería del Sur, dirigida por Mauricio Rattín, opera las 24 horas del día en el Aeropuerto de Carrasco desde 2008, donde también instalaron el único criadero en cautiverio de estas especies que existe en Suramérica.

Este el 6 y el 7 de octubre, cuando en el país se celebra el Día del Patrimonio, la terminal abrirá sus puertas para que los visitantes puedan conocer las instalaciones, así como una exhibición de las aves que custodian el cielo de este predio de 580 hectáreas.

Rattín contó en una entrevista con Efe que comenzó a formarse en cetrería, el arte de entrenar a aves rapaces para la caza, en 2004 de manera independiente y luego de conseguir un libro sobre el tema.

Cuatro años después, el cetrero consiguió una entrevista con las autoridades del Aeropuerto de Carrasco, a quienes les planteó la posibilidad de contar con aves entrenadas para mitigar los daños que puedan ocasionar los impactos de los aviones con otras aves, como las gaviotas, palomas y los teros.

“En el Aeropuerto de Carrasco brindamos las herramientas prácticas para el programa de control aviario ‘Guardianes de los Cielos’ en el que, entre los diferentes métodos que se utilizan, aplicamos la cetrería como método primario en la prevención del riesgo”, señaló el experto.

Concretamente, lo que se busca es “crear zonas inseguras en las que la fauna se vea desplazada por el temor natural que sienten ante la presencia de un depredador”, una práctica común en muchas terminales aéreas del mundo.

El plantel de Cetrería del Sur para el Aeropuerto de Carrasco consiste en 50 aves rapaces, entre ellas águilas, águilas moras, gavilanes mixtos, halcones emplumados y halcones peregrinos.

De ese total, se encuentran aves rehabilitadas por el equipo de cetreros, así como también otras reproducidas en cautiverio.

Todas las aves cuentan con un sistema de rastreo por GPS, que permite a los cetreros contar con información en tiempo real sobre sus vuelos.

Desde 2011 la empresa instaló en el predio un criadero de halcones emplumados, mientras que en 2014 lo hizo con los halcones peregrinos.

Los pilares de cría, sin embargo, son importados desde el Centro de Cría El Huayco, ubicado en Lima, Perú.

Según señaló Rattín, los halcones peregrinos son una especie de ave rapaz que, por sus características, son especiales para el tipo de trabajos que se requieren dentro de un aeropuerto.

“Es el animal más veloz del planeta. Desarrolla velocidades cercanas a los 400 kilómetros por hora en salpicado. Y es bastante eficiente a la hora de hacer su trabajo, porque cubre un mayor cono de ataque”, aseguró el cetrero.

Rattín explicó que para que un ave pueda salir a volar es necesario un entrenamiento previo que puede llevar alrededor de un mes y medio.

Una de las cuestiones fundamentales para evaluar su condición es el equilibrio en el peso. En este sentido, el ave tiene que mantenerse con necesaria hambre como para intentar cazar, aunque tampoco es recomendable que esté excedido de peso, como para no prestar atención y decidir no salir detrás de una presa.

“Se los pesa a primera hora y, en función de eso, se los selecciona en el orden que van a trabajar en el correr del día”, precisó Rattín, quien trabaja junto a otros siete expertos y procura que las aves vuelen de forma diaria.

El director de Cetrería del Sur contó orgulloso que en los últimos diez años en el Aeropuerto de Carrasco se dan 0,2 impactos cada 1.000 operaciones, una cifra que se ubica muy por debajo del margen que fijan las autoridades aeronáuticas, que recomiendan 1 impacto cada 1.000 operaciones.

“Se trata de un indicador que refleja que estamos haciendo un buen trabajo”, afirmó Rattín con un halcón emplumado -llamado Obdulio Varela, como el histórico capitán de la selección uruguaya- posado en su brazo.

Array

María Eugenia Fernández

Globalnews10 no vende señales ni recomendaciones, esta información se basa siempre en opiniones de terceros y no constituyen en ningún caso asesoramiento financiero. Cualquier operación realizada por usted será siempre responsabilidad suya.