Inicio PORTADA El peligro de los cigarrillos electrónicos, que ya son mini bombas explosivas

El peligro de los cigarrillos electrónicos, que ya son mini bombas explosivas

519
cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos (E-Cigarrete) empezaron como una moda que se vendía como una alternativa real al tabaco pero sin causar efectos negativos en la salud. Sin embargo, desde su inicio han sido criticados por los supuestos efectos que podría tener sobre la salud de los «fumadores». A ello hay que sumarle los numerosos casos de explosiones, porque a más de uno le ha estallado literalmente en la boca, su cigarrillo electrónico.

Le estalló en la boca mientras fumaba

Uno de los países donde más se ha consolidado el uso del cigarrillo electrónico es Estados Unidos, convirtiéndose en una verdadera epidemia entre los más jóvenes, algo que ya supone riesgos. Y si no que se lo digan a un joven de 17 años al que le estalló uno de estos aparatos mientras lo estaba usando, tal y como explica la revista The New England Journal of Medicine.

El chico, residente en una pequeña ciudad de Nevada, no presentaba dificultades para respirar aunque sí que tenía la boca destrozada, tanto que hasta perdió parte de la dentadura. También constaba una «punción circular en la barbilla e incongruencia ósea de la mandíbula izquierda”, según explican los médicos Katie Russell y Micah Katz.

Esta incongruencia ósea supone un desencaje en la articulación temporomandibular (ATM), la que existe entre el hueso temporal y la mandíbula, y que impide que el rodamiento sobre el eje sea el adecuado. La afectación puede generar dolores de cabeza, cervicalgias, molestias e incluso pérdida de audición.

Un cigarrillo electrónico le explotó en la boca a un adolescente estadounidense y le causó la pérdida de varios dientes (The New England Journal of Medicine)

Más de 2.000 personas fueron atendidas entre 2015 y 2017 por explosiones similares

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, el 37,3% de los estudiantes de último curso de secundaria afirmaron haber usado cigarrillos electrónicos por lo menos una vez durante el años 2018. Esto significa que crece su uso en casi 10 puntos porcentuales si lo comparamos con 2017, cuando eran el 27,8%.

Mientras tanto, en España su venta a menores de 18 años está prohibida pero eso no ha evitado que al menos dos de cada diez estudiantes de entre 14 y 18 años reconozcan haberlo probado alguna vez, según la encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias. De hecho, el informe desprende también una menor percepción del riesgo del uso de vapeadores que del tabaco convencional.

A todo esto, en el último informe del Departamento de Emergencias de Estados Unidos, se destaca que 2.035 personas acudieron al hospital para ser tratados de heridas derivadas de las explosiones de cigarrillos electrónicos entre 2015 y 2017.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here