Inicio ACTUALIDAD Marcha nacional culmina en Buenos Aires y se anticipa una huelga general

Marcha nacional culmina en Buenos Aires y se anticipa una huelga general

38
Compartir

Buenos Aires, 1 jun (EFE).- Una marcha nacional desde diversos puntos de Argentina culminó hoy con miles de personas en Buenos Aires y desde ya se anuncia una próxima huelga general contra la política de “ajuste” del presidente Mauricio Macri.

La “Marcha Federal”, convocada por movimientos sociales y respaldada por los sectores sindicales más combativos con el Ejecutivo y formaciones políticas de izquierda, hizo hincapié en que tras la petición de ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) las medidas impopulares del Gobierno se intensificarán.

Después de que las marchas comenzasen hace cinco días desde lugares como La Quiaca, en la frontera con Bolivia, o Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, a miles de kilómetros de distancia, tuvo lugar un acto final en la capital argentina con la presencia de figuras como la cofundadora de Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas, y el nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, Hugo Godoy, adelantó a los medios presentes que los sindicalistas que respaldaron la manifestación, pertenecientes a la Confederación General del Trabajo (CGT) y las dos escisiones de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), acordaron la convocatoria de una huelga este mes cuya fecha concreta prevén decidir la próxima semana.

Según Godoy, el Gobierno de Macri utiliza los recortes para “darle plata” a las empresas transnacionales, y argumentó que se retiraron impuestos y se condonó deuda por valor de 20.000 millones de pesos (unos 800 millones de dólares), la misma cifra que el Gobierno anunció que pretende ahorrar con un programa de ajustes en el Estado.

El dirigente sindical opinó que este recorte supondrá “cerrar organismos y echar trabajadores”, y criticó que con esta política se “gobierna para los ricos”.

“Hay que parar a este Gobierno”, sentenció Godoy, representante de un sector, el estatal, que el oficialismo tiene en su punto de mira al considerar que concentra un gasto excesivo.

El dirigente de la organización Corriente Clasista y Combativa y responsable de su sección de desempleados, Juan Carlos Alderete, afirmó a Efe que la situación social en Argentina “se ha agravado enormemente”.

“Los argentinos conocemos las imposiciones del FMI(…) sabemos lo que significa, mayor pobreza, menos trabajo, menos industria, menos consumo interno”, aseguró.

Para Alderete, el Gobierno “está gobernando para sectores muy poderosos y no gobierna para el pueblo”, y criticó que el Gobierno gastó 11.000 millones de dólares en frenar la caída del peso, mientras que el 20 % de ese dinero “podría empezar a resolver el tema de la pobreza”.

Los “tarifazos”, los aumentos en los precios de servicios públicos como el gas o la electricidad, fueron uno de los asuntos más repetidos de la protesta, después de que esta semana Macri vetara un proyecto del Congreso para dar marcha atrás con los aumentos de unas tarifas que durante años se mantuvieron congeladas -pese a la elevada inflación- y subsidiadas.

Alderete contó que, durante la marcha hacia Buenos Aires, encontraron a trabajadores que debido a los “tarifazos” tenían que abonar las facturas con tarjeta de crédito, o a comerciantes que pagaban más en facturas que en el alquiler de sus locales.

“Es momento de defender nuestros derechos, por eso el camino de forma inmediata es un paro nacional para pararle la mano a la política de Macri”, declaró el activista, que avanzó que desde los movimientos sociales planean una acampada en la Avenida 9 de Julio, una de las principales arterias de la ciudad.

“Y si nos tienen que pegar y sacar de allí, que nos peguen”, concluyó.

Globalnews10 no vende señales ni recomendaciones, esta información se basa siempre en opiniones de terceros y no constituyen en ningún caso asesoramiento financiero. Cualquier operación realizada por usted será siempre responsabilidad suya.