Inicio EMPRESA Los efectos del amianto de ‘Metro de Madrid’ en los usuarios

Los efectos del amianto de ‘Metro de Madrid’ en los usuarios

838
Metro de Madrid

Cada vez que subimos a un vagón de Metro lo hacemos sin tener en cuenta lo que podría suponer para nuestra salud. Y es que viene de largo el tema de la presencia de amianto en el suburbano madrileño. Un problema que ya ha causado la muerte de dos trabajadores del Metro de Madrid, mientras otros cuatro están enfermos por este motivo.

De momento, los únicos afectados reconocidos han sido los trabajadores, ya que tienen contacto directo con los materiales contaminados. Pero los usuarios también corren parte de riesgo, ya que el amianto ha sido detectado tanto en estaciones de Metro como en la pintura de los vagones.

Plan de retirada de amianto en marcha

Ante el evidente problema que afecta a la salud de trabajadores y viajeros, Metro de Madrid ya ha invertido 27,4 millones de los 140 millones de euros previstos hasta el año 2025 en el plan de retirada del amianto del suburbano que se inició en febrero de 2018.

La normativa vigente permite mantener los materiales con amianto instalados con anterioridad a 2002, pero Metro de Madrid está invirtiendo una gran cantidad de recursos con el fin de erradicar este material de sus instalaciones. 

Como informa la compañía, hasta el momento se ha detectado amianto en veinticuatro componentes de los trenes más antiguos de la red, como los que circula por la líneas 1, 5 y 9, razón por la cuál unos 40 trenes están inmovilizados para labores de desamiantado. Con este proceso por el que se ha logrado retirar el 100% de este material tóxico de algunos convoyes.

Estaciones de Metro libres de amianto

Con el objetivo de limpiar de amianto las instalaciones, ya se han llevado a cabo en las estaciones de Canillejas, Suanzes, Torre Arias, Pavones, Príncipe de Vergara, Gran Vía, Portazgo, Pirámides, Campamento, Las Musas, Argüelles, Ventura Rodríguez, Avenida de la Paz, Vinateros, Estrella, Moncloa, Alvarado, Buenos Aires, Sol, Esperanza y García Noblejas, además de retirar restos del material de otras tantas estaciones.

Sin embargo, el amianto está aún presente. Por ese motivo, hasta la localización y posterior retirada de todos los materiales, Metro Madrid establece un plan de inspecciones de seguridad, así como mediciones de control para garantizar que las instalaciones existentes se encuentran en buen estado.

¿Qué riesgos tiene?

El amianto está prohibido en España desde 2002 ante el consenso de la comunidad científica internacional de que se trataba de un material cancerígeno. Su exposición provoca distintas enfermedades, como cáncer de pulmón, mesotelioma y asbestosis (fibrosis pulmonar), así como placas, engrosamientos y derrames pleurales.

El mesotelioma es el más peligroso porque puede aparecer ante dosis mínimas y tiempos cortos de exposición, lo que explica la incidencia de este tipo de cáncer en personas que no han estado expuestas laboralmente.

1 Comentario

  1. En ambientes subterráneos, como los túneles, algunos talleres, y otras dependencias de los metros, sea en Madrid, en Barcelona, en Bilbao o en Buenos Aires, etc., potencialmente puede haber otro riesgo de exposición a un cancerígeno potente, el radón, que podría suponer un efecto sinérgico, multiplicador, en concurrencia con fibras de amianto, en suspensión. La presencia de emanaciones de radón, es por la composición de los terrenos de la cavidad, por incluir granito. En España, diversas zonas (por ejemplo, Galicia), presentan ese riesgo. No me consta que ese sea el caso de los metros de esas ciudades, pero, por precaución, las mediciones del asbesto en suspensión, debieran de ser complementadas con mediciones de radón. Si se diera algún registro positivo, estaríamos ante una situación de mayor riesgo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here