Inicio HEALTH & LIFESTYLE Los niños desfavorecidos padecen más la obesidad infantil

Los niños desfavorecidos padecen más la obesidad infantil

127
Obesidad infantil

Estamos en un entorno en el que los malos hábitos alimenticios causados, entre otras cosas, por el sedentarismo, la poca variedad de alimentos que ingerimos en nuestra dieta diaria y el protagonismo de los azúcares y los ultraprocesados en la rutina de los más pequeños.

Los niños comen cada vez peor, ¿de quién es la culpa?

Por esta razón, cada vez hay más padre preocupados por la alimentación de sus pequeños. No hay que olvidar que muchos niños reciben parte de su dieta en el contexto escolar, donde a menudo se realizan entre dos y tres comidas diarias.

Aunque no solo surge la preocupación dentro del entorno escolar, sino también por los alimentos que están presentes en todos los puntos de venta, ya sean supermercados, máquinas expendedoras o escuelas e institutos. Y es que cada vez más somos menos conscientes de la composición de determinados productos tan sencillos como una bebida azucarada. Por ello, es recomendable una mayor implicación de los padres para determinar si la dieta de sus hijos es la correcta.

¿Sabemos lo que comemos?

Ahora, un grupo de investigadores españoles de la Universidad de Alcalá ha realizado un minucioso estudio sobre la disponibilidad y accesibilidad de productos no saludables alrededor de los centros escolares de Madrid.

Para ello se han estudiado los establecimientos que disponen de estos productos en un radio de 400 metros de los más de 1.300 centros escolares de Madrid. El resultado determinó que el 95% de los colegios tienen cerca alguno de estos establecimientos. Concretamente, de media 17 locales ubicados a unos 90 metros de distancia del centro escolar.

Asimismo, la presencia de estos productos se incrementa si estudiamos los barrios de menor nivel socioeconómico de la capital. Es precisamente en estas zonas donde los centros escolares tienen hasta el 62% más de tiendas alrededor que en barrios medios. Cosa que no ocurre en los barrios altos, donde se localiza un 39% menos de comercios que en los barrios medios. Algo que está directamente relacionado con el ya demostrado gradiente social en la obesidad infantil.

Los productos no saludables son más asequibles y fáciles de adquirir

En este sentido, la autora principal del estudio, la investigadora de la UAH, Julia Díez, afirma que «la facilidad que tiene la población infantil y adolescente para adquirir productos no saludables, sea comida rápida o los alimentos altamente procesados que se venden, por ejemplo, en los supermercados, es un factor clave de su entorno alimentario».

«En España, un 27% de los niños y un 19% de los adolescentes presentaba exceso de peso en 2017. Pues bien, en la Comunidad de Madrid, 1 de cada 4. Destaca también el hecho de que en la ciudad de Madrid, hay una diferencia de más de un 10% según la clase social. La buena noticia es que la obesidad infantil es, en gran medida, prevenible”, asegura la experta.

La obesidad de los niños españoles

España es uno de los países de Europa con mayor índice de sobrepeso y obesidad infantil, y lo dicen los datos oficiales. De manera que los autores de la investigación defienden la necesidad de desarrollar acciones que favorezcan entornos alimentarios saludables. No basta con la mera concienciación, porque ha llegado el momento de aplicar políticas activas al respecto.

Díez pone como ejemplo la ciudad de Londres, donde a partir de este año, los locales de comida rápida estarán obligados a cumplir unos estándares mínimos de calidad nutricional y no podrán abrir a menos de 400 metros de las escuelas.

En este sentido, en lo que respecta a la publicidad y marketing de comida no saludable, esta se ha prohibido en toda la red de transporte público en la capital londinense, lo que ayuda a desnormalizar la comida basura.

Así son las cosas, y a la vista de lo que ocurre en España, es necesaria una legislación más agresiva para penalizar la propaganda de la comida basura, ya que está naciendo una epidemia que ya pesa en la salud de los más pequeños.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here