Inicio PORTADA Los hijos únicos tienen más posibilidades de ser obesos que aquellos que...

Los hijos únicos tienen más posibilidades de ser obesos que aquellos que tienen hermanos

159
hábitos alimenticios

Atención en aquellas familias que solo tienen un hijo, porque según un reciente estudio publicado en el «Journal of Nutrition Education and Behavior», los hijos únicos tiene más probabilidades de sufrir obesidad que los que tienen hermanos. La explicación parece estar en que las familias con varios hijos tienden a tomar decisiones de alimentación más saludables. No obstante, se trata solo de un estudio.

Como decimos, el trabajo ha comprobado que las familias con un solo hijos tienen prácticas de alimentación familiar menos saludables, opciones de bebidas y puntaje total del Índice de Alimentación Saludable 2010 menor en tres de las 12 áreas medidas. Del mismo modo, estas familias tuvieron puntuaciones totales significativamente más bajos entre semana y fines de semana. Se indica así que hay diferencias individuales y colectivas en los patrones de alimentación entre los grupos.

Un cuestionario para evaluar los comportamientos de alimentación familiar

Estos datos se obtuvieron de los registros diarios de alimentos que las madres mantenían durante tres días: dos días laborables y un día de fin de semana. Los maestros también mantenían registros de cualquier alimento que los niños comieran mientras estaban en la escuela. Las madres también completaron el cuestionario de Nutrición Familiar y Actividad Física para evaluar los comportamientos típicos de alimentación familiar como la elección de alimentos y bebidas.

Además, los investigadores detectaron también que las madres de los hijos únicos tenían más probabilidades de ser obesas. La razón es que el IMC materno tenía una conexión mucho más fuerte con el percentil del IMC del niño y el percentil de la circunferencia de la cintura que el estado singleton. Y aunque el IMC materno no contribuyó significativamente a los patrones generales de alimentación, sí contribuyó a las calorías vacías.

¿De qué depende la obesidad?

Más allá de lo que contamos, la investigación encontró también que el tiempo dedicado a la atención fuera del hogar, como la escuela y la guardería, no guardaba relación con los patrones de alimentación de los niños. De hecho, pasar más tiempo en el interior del hogar, es incluso peor debido al sedentarismo y al consumo de bebidas azucaradas.

«Los comportamientos y patrones de alimentación más saludables pueden ser el resultado de cambios a nivel del hogar en lugar de la exposición de los padres, ya que la exposición de los pares también está presente en la atención fuera del hogar», añade la doctora Kracht.

A todo ello, la investigadora y su equipo continúan analizando específicamente la dinámica del hogar y la familia y cómo influyen en el comportamiento alimenticio, la actividad física, el sueño y otros factores que contribuyen a la obesidad de los niños.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here