Inicio POLÍTICA Pablo Iglesias escribe en ‘The Guardian’ sobre Cataluña y Vox

Pablo Iglesias escribe en ‘The Guardian’ sobre Cataluña y Vox

106
Pablo Iglesias The Guardian
Artículo de Pablo Iglesias en 'The Guardian'

El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, mantiene su acusación de que «determinados sectores progresistas» han engordado a Vox por cálculo electoral.

Una carta a la militancia y un artículo publicado este lunes en The Guardian son las únicas señales que ha enviado Pablo Iglesias desde que el martes. Cuando se anunció el preacuerdo de un Gobierno de coalición con el PSOE.

Iglesias expone en el diario británico dos de los retos a los que tendrá que hacer frente el nuevo Ejecutivo conjunto

Iglesias tituló el texto original ‘No pasarán‘, en referencia al cántico de los defensores de Madrid en la Guerra Civil. Ahora, según el criterio del líder de la formación morada, se traduciría en un Gobierno progresista que con sus políticas sociales debe frenar el auge de Vox en los barrios populares.

Sin embargo, la referencia a la Guerra Civil, que, atendiendo a la nacionalidad de los lectores de ‘The Guardian‘, incluía una alusión a los británicos que se alistaron en las Brigadas Internacionales. Según el texto publicado por Servimedia, parecía en los últimos párrafos y éstos fueron eliminados en la edición por razones de maquetación.

Desaparecido el paralelismo, el título del artículo quedó en un mucho menos evocador; ‘El nuevo Gobierno de coalición español debe afrontar la crisis catalana y el ascenso de la extrema derecha’.

En el artículo publicado, Iglesias atribuye dicho ascenso a «un ecosistema mediático que ha combinado la inmensa presencia en España de medios y tertulianos ultraconservadores que normalizaron el discurso extremista de derechas; con algunos sectores progresistas que, como Mitterrand en su momento con el Frente Nacional; quizá calcularon que convertir a Vox en objeto permanente de debate, podía provocar una movilización del voto del miedo favorable al centro-izquierda».

Grande para crecer solo

El líder de Unidas Podemos constata que este escenario «efectivamente ocurrió en las elecciones de abril, donde el PSOE obtuvo una contundente victoria«, pero «el precio fue que, en abril, Vox ya era lo suficientemente grande para crecer por sí solo«. Y, en esta última campaña, «la exhumación de los restos de Franco y la condena a los dirigentes independentistas encarcelados -que provocó no sólo grandes movilizaciones, sino también graves disturbios en Cataluña- han sido la gasolina que ha catapultado a la extrema derecha».

El articulista llama la atención sobre el hecho de que «Vox, en su genealogía y su discurso, es una fuerza muy diferente a sus socios europeos». Porque, «lejos de cualquier discurso que les acerque al populismo blanco, Vox es todavía un partido monárquico, favorable a la OTAN y absolutamente neoliberal en lo económico».

«Aunque es probable que vayan adoptando poco a poco fraseologías más soberanistas y sociales»

«Su pista de aterrizaje no han sido los efectos de la globalización en los barrios humildes y las aspiraciones de sectores de población nativa empobrecida asustados frente a la inmigración, sino la forma en que la derecha española (Partido Popular y Ciudadanos) ha afrontado el conflicto catalán».

Por lo demás, Iglesias defiende la pertinencia del Gobierno de coalición con sus argumentos, ya conocidos en España, de que se ha consagrado el multipartidismo y el «fin del turno bipartidista». Con cierta analogía al de conservadores y laboristas en el Reino unido, y de que el Ejecutivo conjunto con el PSOE debe «asumir la mejor tradición del antifascismo europeo» y «poner freno al auge de la extrema derecha con políticas sociales que sean un cinturón de seguridad para las mayorías sociales vulnerables ante la desaceleración económica que vuelve a amenazar lo que queda del Estado del bienestar en Europa».

«El auge de la extrema derecha europea es hijo de la crisis económica y la falta de responsabilidad de las autoridades y gobiernos europeos para implementar políticas anticíclicas», reflexiona el autor.

Para concluir: «Aunque en España el éxito de la extrema derecha se ha apoyado en el conflicto catalán, una recesión económica mal enfrentada por el Gobierno, podría darle aún más alas».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here