Inicio POLÍTICA España teme al bloqueo del Parlamento Europeo

España teme al bloqueo del Parlamento Europeo

Ya se han tenido las primeras reuniones importantes para ver que candidato se escoge para los cargos del Parlamento Europeo, pero las discrepancias han relucido y el acuerdo no ha estado presente. Por ello, España teme que se de algún tipo de bloqueo

145
Parlamento Europeo. UE
El presidente de España, Pedro Sánchez (i), y la canciller de Alemania, Angela Merkel (d), conversan durante la cumbre de la Unión Europea celebrada en Bruselas (Bélgica). EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento este jueves a todos los miembros de la UE para evitar el bloqueo de las instituciones en el Parlamento Europeo

Sánchez asumió que en la negociación de los principales cargos serán muchas las cesiones que tendrán que hacer todas las partes para un acuerdo que aún no ha sido posible.

Los líderes de la Unión Europea fracasaron en el intento de cerrar un acuerdo sobre la renovación de la jefatura de sus principales instituciones.

Así que se convocara una reunión el próximo 30 de junio para intentarlo de nuevo.

Sánchez no compareció en la madrugada del viernes ante los medios de comunicación tras el mal resultado de esta importante discusión en la que participa por primera vez y de la que es, además, uno de los principales negociadores.

Jornada completa

A su llegada al Consejo a primera hora de la tarde, el presidente del Gobierno en funciones insistió en que es importante que las principales familias políticas dieran en esta cumbre el mensaje a la opinión pública de que van a trabajar conjuntamente.

Además, Sánchez volvió a defender al candidato socialdemócrata, Franz Timmermans, para la Presidencia de la Comisión.

La de Sánchez ha sido una jornada completa con numerosas reuniones a varias bandas. Comenzó con un desayuno de los seis negociadores de las tres principales familias políticas.

Y concluía, antes de la cena para discutir el reparto institucional, con un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron y el presidente del Consejo, Donald Tusk.

A la cena que Sánchez acudió tras constatar que las posiciones estaban bastante alejadas, sobre todo entre los populares, por un lado, y los socialdemócratas y liberales por el otro.

Fuentes del Gobierno explicaban al inicio de la cena que era necesario un esfuerzo por parte de todos para resolver esta negociación de los principales puestos de la UE cuanto antes y no alargarla, aunque eso conllevase asumir que no presida la Comisión ninguno de los candidatos designados por las familias políticas.

Apelaron así al «realismo» para insistir en la necesidad de acercar posturas, sobre todo en lo referente al cargo más relevante de todos, el de la Presidencia de la Comisión.

Candidatos muy dudosos

El candidato a este puesto del partido más votado es el alemán Manfred Weber (PPE), a quien socialistas y liberales ya han anunciado que no le ratificarán en el Parlamento Europeo.

Weber debe sacar sus propias conclusiones según Moncloa, que en cualquier caso defiende que quien presida la Comisión cuente con el beneplácito de una mayoría en el Parlamento y de las tres familias políticas principales.

Por eso también asumen que la apuesta de Sánchez y de la familia socialdemócrata, el holandés Franz Timmermans, pueda no ser tampoco la opción que lleve al consenso.

Y aunque el Gobierno insiste en defender la figura del candidato principal holandés, también reconoce la posibilidad de renunciar si no se llega al acuerdo y si hay un «bloqueo total».

«Nosotros creemos en el sistema pero somos realistas», apuntaron desde Moncloa.

De realismo hablaron también estas fuentes al admitir la posibilidad de que acabe ganando la posición de los populares para que presida la Comisión uno de los suyos, porque no niegan «la evidencia» de que el PPE fue el partido más votado en las europeas.

Se pusieron en valor la sintonía que existe entre socialdemócratas y liberales en muchos aspectos el el Parlamento Europeo.

Desde el Ejecutivo admitieron en cualquier caso que todas esas reuniones previas no sirvieron para acercar posiciones sino para conocer las de cada una de las partes antes de la cena en la que se iniciaban formalmente estas negociaciones que no han llegado a buen puerto.

España no quiere que la negociación vuelva a encallarse y mucho menos que se alargue más allá del 2 de julio, fecha de constitución del Parlamento Europeo.

«Hay que ser serios y no ir al bloqueo de las instituciones», subrayaron.

El reparto de los cinco grandes cargos debe tener en cuenta no solo a las familias políticas, los pequeños y grandes países o el norte y el sur, sino también el género, un requisito muy importante para España, según han insistido en recalcar desde el Ejecutivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here