Inicio TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN Los patinetes eléctricos contaminan más que ir en autobuses de diésel

Los patinetes eléctricos contaminan más que ir en autobuses de diésel

En el estudio realizado sobre la contaminación sobre los patinetes eléctricos, también se ha realizado la comparación con otros vehículos

151
Patinetes eléctricos
Patientes elérctricos/ Fotografía: Forocoches

Los patinetes eléctricos vuelven a estar en le punto de mira, y es que no son tan beneficiosos para el medio ambiente como se pensaba.

La Universidad de Carolina del Norte, ha realizado un estudio en el que concluyen que, tanto la fabricación, recogida por las noches y almacenamiento de los patinetes eléctricos, suponen un impacto medioambiental medio de 202 gramos de CO2 por pasajero-milla (igual a 1,6 kilómetros), frente a los 82gCO2/pasajero-milla de un autobús diésel moderno de transporte público.

El estudio ha sido elaborado desde el departamento de Construcción e Ingeniería Medioambiental de la Universidad de Carolina del Norte

El 50% de las emisiones de los patinetes eléctricos proviene de los materiales con los que ha sido elaborado. Y el 43% restante corresponde al proceso de recogida y recarga que las empresas de patinetes compartidos realizan cada noche, con furgonetas de motores de combustión.

Tan solo el 4,7% corresponde a los contaminantes emitidos en el proceso de generación de energía para su recarga, según el estudio, elaborado por Joseph Hollingsworth, Brenna Copeland y Jeremiah X Johnson, del departamento de Construcción e Ingeniería Medioambiental.

El patinete Xiaomi M365, que es habitual en las flotas de Lift o Bird, han calculado que un 24% del aluminio que tiene es reciclado, y cuenta con una batería de iones de Litio y un motor cuya composición analizan en detalle.

Para el transporte de los patinetes analizados, se realiza un ensamblado en Shenzen, China, y enviado al puerto de Los Ángeles en barco, y desde ahí a Raleigh, Carolina Del Norte por carretera. Para su recogida diaria se supone un vehículo Euro4 diésel o gasolina que recorre, de media, entre 0,6 y 2,5 millas hasta el punto de recarga.

Con todos estos apuntes, los investigadores afirman que, usar patinetes eléctricos, supera un 65% de las simulaciones a la media de un paquete conjunto de medios de transporte alternativos a los que éste aspira a sustituir, como la bicicleta, el coche o el transporte público en bus.

Según una encuesta, el 7% de los usuarios asegura que no se habría desplazado si no hubiera usado el patinete eléctrico; el 49% habría ido andando o en bicicleta; el 34% hubiera usado su vehículo personal y el 11% hubiera tomado el autobús.

En el estudio no solo se han calculado la contaminación de los patinetes eléctricos

Para la comparativa, introducen en la ecuación una encuesta realizada a los usuarios de este tipo de servicios. Lo que les ha permitido concluir que cada milla recorrida en patinete eléctrico evita 0,34 millas en un coche particular; 0,11 en un vehículo público y 0,08 en bicicleta.

Por otro lado, se ha calculado el impacto medioambiental total de cada medio de transporte, incluyendo su fabricación.

Un automóvil particular, tiene unas emisiones totales de 414 gramos de CO2 por pasajero/milla; Una bicicleta eléctrica 190 gramos de CO2 por pasajero/milla; Un bus diésel lleno de gente en hora punta contamina 82 gramos de CO2/milla; una bicicleta eléctrica 40g de CO2/pasajero-milla y a una bicicleta 08g de CO2/pasajero-milla.

Frente a ello, recordemos que los autores calculan para un patinete eléctrico compartido un total de 202 gramos de CO2 por pasajero/milla.

Los investigadores han admitido que existe una dificultad para comparar medios de transporte por la existencia de mucha variables

Para las investigaciones de la contaminación de patinetes y demás medios de transporte, han empleado el método de Monte Carlo.

Por otro lado, también, insisten en que la comparativa varía enormemente en función de la vida útil de los patinetes compartidos. Una variable que estiman entre 0,5 y dos años, pero que según otras investigaciones, podría ser incluso mucho más corta, apenas 28,8 días, según QZ.

Así, si los patinetes logran mantenerse dos años en servicio sus emisiones caen hasta 141 gCO2/pasajero-milla.

Igualmente, recoger los patinetes únicamente cuando están casi a punto de agotar la batería -y no una vez al día- reduciría un 19% sus emisiones totales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here