Inicio HEALTH & LIFESTYLE El embarazo y la importancia de hacerse la prueba del azúcar

El embarazo y la importancia de hacerse la prueba del azúcar

La diabetes gestacional suele desaparecer unas semanas después de haberse producido el parto

109
azúcar
Prueba del azúcar para diagnosticar la diabetes gestacional./ Foto: Jovanmandic

La prueba del azúcar es un control rutinario que se realizan las mujeres embarazadas. Se hace durante el primer trimestre y entre la semana 24-28.

Esta prueba se realiza debido a que durante el embarazo puede aparecer la diabetes gestacional. La prueba se lleva a cabo siempre, aunque la madre padezca diabetes, tenga antecedentes o sufra de obesidad.

Para detectarla se suele realizar el test de O’ Sullivan. Es un procedimiento que consta de dos pasos.

La prueba del azúcar se realiza aunque la madre tenga diabetes

Lo primero que se hace es el propio test. Se suministra una hora antes una sobrecarga oral de 50 gramos de glucosa para comprobar cómo responde el cuerpo.

Al pasar el tiempo estipulado se determina el nivel de glucosa en sangre mediante un análisis normal. La prueba muestra un resultado positivo si es igual o superior a 220 mg/dL.

En caso de no realizarse el primero, la embarazada tendrá que pasar por el tres de la curva de glucosa. Esta prueba se hace cuando el resultado es igual o superior a 140 mg/dL.

Y para ello, se lleva a cabo la «curva de glucemia de 3 horas con 100 g de glucosa oral». Cuando dos valores de la curva superan los índices normales de glucosa, se diagnostica diabetes gestacional.

Dependiendo de la embarazada y su situación, el médico le puede pedir que se controle sus niveles de azúcar en sangre desde casa.

En otros casos, puede que tenga que usar insulina, teniendo revisiones más frecuentes. A parte, se recomendará llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio.

Este tipo de test son importantes ya que se pueden provocar complicaciones maternas y riesgos para el feto

Estos son algunos de los riesgos que ha expuesto la AEPED:

  • Hipoglucemias graves: Descenso de azúcar en sangre severo provoca que la embarazada parezca ebria. Si la ayuda tarda demasiado puede producirse daño cerebral.
  • Cetoacidosis diabética: El cuerpo descompone la grasa muy rápido, el hígado empieza a fabricar una gran cantidad de azúcar y la sangre se vuelve ácida. La falta de intervención rápida puede llevar a la muerte.
  •  Complicaciones en el embarazo: Se puede dar amenaza de parto prematuro, infecciones, aborto o hasta malformaciones fetales. También puede derivar en preeclampsia o polidramnios (presencia excesiva o aumento de líquido amniótico).

La diabetes gestacional puede dejar complicaciones en el bebé nacido

Una vez que el bebé nace, y se ha dado la diabetes durante el embarazo es posible que presente hipoglucemia. Por otro lado, un 40 por ciento de bebés que han tenido madres diabéticas pueden sufrir hipocalcemia.

Además, pueden presentar un peso mayor y ser más grandes que lo establecido con la edad gestacional. Y suelen tener bastante tejido adiposo por el exceso de glucosa durante el embarazo.

Todo esto puede resultar en un aumento del grosor del miocardio, insuficiencia cardíaca y soplo.

Al bebé que nace con estas complicaciones se le realizan pruebas para determinar el nivel de glucemia, calcemia, magnemesia, hematocrito y bilirrubina

Si se da hipocalcemia, puede resolverse sin tratamiento, pero en otros casos puede requerirse un tratamiento endovenoso específico para corregir lo valores que han resultado en las pruebas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here