Inicio RESEÑA SEMANAL Reseña semanal | ¿Podrás perdonarme algún día?

Reseña semanal | ¿Podrás perdonarme algún día?

376
Reseña semanal

Este 22 de febrero llegó a las carteleras españolas la historia de Lee Israel, una escritora que tuvo cierto éxito contando las biografías de mujeres como Estée Lauder y Katherine Hepburn, pero cuya vida personal era un desastre. Su alcoholismo y naturaleza de carácter rudo hicieron que la tarea de conseguir trabajo para poder mantenerse fuera una misión casi imposible, hasta que tuvo la brillante -aunque ciertamente inmoral- idea de falsificar cartas de autores y celebridades ya muertas para la época.

Marielle Heller, la directora de The Diary of a Teenage Girl, vuelve a demostrar que tiene una sensibilidad especial para crear personajes que son (sin excusas) malas personas, pero que sienten profundamente, que aman y quieren ser amados.

Es un poco inesperado que la persona encargada de representar a esta mujer solitaria sea la actriz Melissa McCarthy, quien es conocida por sus actuaciones en películas de comedia, y que si bien varían en cuanto a calidad, no debemos olvidarnos del hecho de que en el cine se ha demostrado que las actuaciones más conmovedoras las encontramos cuando los actores de comedia hacen drama, y en este caso no se pudo haber elegido mejor actriz.

El gran talento de Melissa McCarthy

Interpreta a una Lee llena de detalles, que ama a su gato, finge ser Nora Ephron para que su agente le responda el teléfono y se ríe de una anécdota en donde alguien se hizo pis en un armario, arruinando un montón de abrigos caros. Junto a ella está Richard E. Grant, que la pasa increíble interpretando a un hombre homosexual con ganas de comerse no al mundo, sino la ciudad, y que conquista a Lee con su carisma y atractivo, volviéndose su amigo y cómplice.

¿Podrás perdonarme algún día? Es mejor que muchas de las películas biográficas que suelen surgir durante la temporada de premios.

Es decepcionante que aunque la película haya tenido tres nominaciones en los Premios Oscar a Mejor Actor Secundario, Mejor Actriz y Mejor Guión Adaptado, la academia siga sin reconocer el rol de las mujeres como directoras y como parte influyente y necesaria en la industria.

Esta es una cinta que llega sin grandes pretensiones y que hace de una vida amarga una historia dulce. Sin embargo, dicen que la comedia es una tragedia que se recuerda en el tiempo, y aunque en la noche de los premios se fue de vacío, fue porque como audiencia la dejamos pasar desapercibida. Queda claro que los que tenemos que pedir perdón somos nosotros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here