Inicio EMPRESA Los trasteros son un negocio muy rentable, que sigue creciendo

Los trasteros son un negocio muy rentable, que sigue creciendo

El sector de los trasteros crece un 15% de media anula en España

230
Negocio de los trasteros
El sector de los trasteros en España es un negocio muy rentable

En España el negocio de los trasteros es el que más prolifera. Nuestro país cuenta con más de 470 centros identificados, que son gestionados por 250 empresas diferentes y se encuentran ubicados en más de 150 ciudades.

La capital de Madrid representa el 23% del negocio de los trasteros, y aumenta un 15% cada año. Es el tercer país de Europa en número ce centros por detrás de Reino Unido y Francia.

El crecimiento del sector de los trasteros se da por la movilidad geográfica de los habitantes y el repunte de los precios de alquileres de la vivienda, lo que obliga a buscar pisos con menos metros cuadrados, en especial en el núcleo joven.

El precio medio por metro cuadrado del servicio de trasteros en España es de 20 euros

El tiempo mínimo para alquilar los trasteros suelen ser de una semana hasta un mes. De momento no existe un máximo de tiempo. La media gira en torno a los 15 meses.

Por otro lado, cabe destacar que el precio de los trasteros varía según la ubicación en la que se encuentren, el tamaño, el nivel de las instalaciones, los servicios que se ofrecen. Entre esos servicios adicionales se encuentran el transporte, embalaje, la seguridad, etc.

Una industria nacida en Estados Unidos

El sector de los trasteros se conoce en Estados Unidos como «self storage». Tras la Segunda Guerra Mundial la industria salió a la luz y hoy en día, representa una estimación de más de 50.000 centros distribuidos, que tiene una oferta de casi un metro cuadrado por habitante.

En España, los trasteros son una moda reciente que llegó con el siglo XXI. Pero se ha ido consolidando y experimenta un crecimiento constante desde hace algunos años, con expectativas de seguir creciendo en los próximos.

La empresa pionera en España de los trasteros fue Bluespace, la cual fue creada en el 2002 por Alexander Ruckeinsteiner, un austriaco que importó el modelo norteamericano. A día de hoy ya cuenta con 46 centros y espera incrementar la plantilla de trabajadores a 200.

El sector de los trasteros experimenta un crecimiento anual del 15%

Tras la llegada de Bluespace, fueron creándose nuevas empresas como Eurotrasteros, La amuebladora, Las cosas en su sitio, etc. Actualmente el negocios de los trasteros es muy rentable.

Trasteros MAD, ubicado en la zona sur de Madrid, en Metro Oporto, ha sido una de las últimas en abrir. Tienen una planta en la que tienen distibuidos 206 trasteros en una superficie de 950 metros cuadrados. Han empezado a construir una segunda planta con otros 250 metros cuadrados más. «El proyecto incluye una tercera planta dedicada a los autónomos», explica Celine Candela, gerente de Trasteros MAD.

En Trasteros MAD, ofrecen taquillas de un metro cuadrado por 30 euros al mes, o trasteros para empresas o autónomos que son de cinco o seis metros cuadrados y que en ocasiones comparten. Lo normal son los espacios de dos metros cuadrados con un coste de 50 euros más IVA al mes.

El perfil del cliente suelen ser estudiantes, que se marchan durante unos meses a sus lugares de origen, o músicos bohemios. Hay gente que busca trasteros por unos meses, y otros, a más largo plazo, como gente que vive en el barrio o viaja mucho.

Los trasteros son un negocio en auge porque muchas casas carecen de ellos. La estructura de funcionamiento es pequeña pero implica trabajo y coordinación.

En 2013 llegó Oh My Box, una empresa del sector que esta centrada en los trasteros urbanos. De momento solo tiene cuatro en Barcelona y están viendo la posibilidad de llegar a Madrid.

Normalmente en el sector del trastero, se estima que el 70% de los clientes son particulares y el 30% empresas y autónomos. Pero en Oh My Box, los particulares representan un 90%, según ha manifestado Nicólas Pérez, cofundador de la compañía.

Según apunta el cofundador, sus clientes puede ser cualquiera. El negocio de los trasteros se alimenta de las situaciones que se dan en la vida de las personas, como casarse, tener un hijo, tener poco espacio y guardar el cambio que se hace en cada temporada. Lo que se lleva es eso que no se quiere ni tirar ni vender.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here