Inicio MOTOR Tu vehículo podría ser hackeado, ¿sabes cómo evitarlo?

Tu vehículo podría ser hackeado, ¿sabes cómo evitarlo?

70
pratas de vehículos
Imagen de autopista.es

Si perder el teléfono móvil es una de nuestras mayores pesadillas, que alguien se apodere de tu coche es algo que a más de uno podría quitarle el sueño a partir de ahora. Y es que la informática avanza tanto que lo de piratear la televisión por satélite se ha quedado antiguo. Tu vehículo puede ser hackeado y tú no lo sabes.

Algunos ya no dan crédito a lo que está ocurriendo, pero lo cierto es que desde que los vehículos están informatizados, ha surgido un nuevo movimiento que se basa en arrebatar el control de un coche ajeno.

No obstante, algunos de los aspectos positivos de la nueva era del automóvil es que gracias a la digitalización y automatización de los sistemas, cada vez es más fácil y cómodo conducir. Algo que a su vez deja la puerta abierta a que los cibercriminales lleguen a tomar el control del vehículo de un tercero.

¿Podemos estar seguros?

All4Sec, una empresa de ciberseguridad española especializada en hackeo sabe que este asunto preocupa y por ello recomienda ocho precauciones para evitar que los coches sufran un ciberataque.

¿Cómo evitarlo?

Tomar conciencia de que el automóvil es vulnerable: ningún coche es inmune a ser manipulado, aunque dependiendo del grado de digitalización presentará más o menos superficie de ataque para el delincuente. Hay partes que pueden ser vulnerables y tenemos que estar alerta.

Actualizar el software: la mayor parte de las veces las actualizaciones se crean para tapar brechas de ciberseguridad serias, sobre todo en sistemas atractivos para los cibercriminales. Se recomienda mantener el software de tu coche actualizado con las versiones proporcionadas por el fabricante.

Escanear los dispositivos USB antes de conectarlos: los dispositivos USB son los caballos de troya más comunes a la hora de instalar software malicioso en los dispositivos. Así pues, es indispensable pasar el antivirus por cualquier dispositivo USB que se vaya a conectar al coche.

Apagar la función Wifi y bluetooth cuando no se utilice: todas las conexiones son puertas de entrada y de salida. Aunque tengamos el coche actualizado con las últimas versiones de software, hay que evitar correr riesgos innecesarios. Por esta razón, es aconsejable desconectar el wifi y bluetooth cuando no se usen. Tampoco se teocurra ofrecer servicio wifi a personas que no sean de total confianza.

Ojo con el mando del coche

Vigilar las descargas: el móvil asume con ello funciones que antes cumplían otros dispositivos, como el mando del coche. Y es que precisamente por buscar la comodidad podemos dejar de ser precavidos. No olvides vigilar qué programas y aplicaciones te descargas, una de ellas podría ser la herramienta perfecta para ponerle en bandeja tu coche a los amigos de lo ajeno.

Vigilar el uso de las llaves: Es decir, que no roben su señal. Es un paso muy básico y sin embargo extremadamente importante, especialmente cuando más funciones del coche se controlan desde la llave.

Proteger el mando cuando no esté en uso: es una evolución de la recomendación anterior. Si no sabes cómo, ya se venden bolsas especializadas que cumplen esa función y evitan que alguien duplique el mando por «accidente».

Cuidado con lo que conectas al OBD2: los propietarios de los coches que no sabe lo que es el OBD2 tienen un problema. Esto no es otra cosa que un puerto de comunicaciones accesible en el coche que permite diagnosticar, programar o codificar los múltiples dispositivos electrónicos del vehículo. Por dicha razón, es muy importante saber dónde está y qué hay conectado a él.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here