Inicio EMPRESA Un nuevo plan para las criptomonedas en 2019

Un nuevo plan para las criptomonedas en 2019

165
criptomonedas Bitcoin 2019

Los bancos centrales podrían emitir sus propias criptomonedas, o crear divisas para la banca mayorista que usen blockchain.

No habrá máximos históricos este año

Existen pocas probabilidades de que alguna criptomoneda registre nuevos máximos históricos en 2019. La explosión de la burbuja de los criptomercados ya un recuerdo lejano. El Bitcoin cotiza cerca de los 3.800 dólares mientras que Ethereum se sitúa en torno a 150 dólares.

Históricamente, si nos fijamos en la anterior burbuja del Bitcoin —que impulsó la moneda digital hasta que tocó techo en 1.200 dólares en diciembre de 2013 para después descender hasta 171 dólares— le llevó más de tres años conseguir que la criptomoneda volviera a subir hasta máximos históricos de 2017.

El éxito de las criptomonedas se puede entender por las ventajas que ofrecen

Desde el nacimiento de Bitcoin en 2009, las criptodivisas han incrementado su popularidad de manera exponencial.

En la actualidad ya suman más de 2.000 criptomonedas. La capitalización de mercado del BTC habla por sí sola (hoy en torno a 80.000 millones de dólares), y pese a la fuerte caída en su precio, es similar a la capitalización bursátil de Inditex, la mayor empresa del Ibex.

Asimismo, la capitalización de todas las criptomonedas disponibles (en torno a 150.000 millones de dólares) es similar a la de las dos mayores empresas del Ibex juntas (Inditex y Santander).

Las criptomonedas aportan rapidez: a través del sistema financiero, una transferencia queda completamente confirmada al cabo de aproximadamente 2-3 días, mientras que la transacción en una criptomoneda queda completamente confirmada en unos 10 minutos.

No queda claro si en el futuro podrán reemplazar a las monedas convencionales

Analizando las tres funciones que tiene que cumplir el dinero: medio de pago, reserva de valor y unidad de cuenta, las criptodivisas presentan claras desventajas con respecto a las monedas convencionales.

  • Como medio de pago, a medida que las criptodivisas tienen más usuarios, el coste computacional y energético, así como las comisiones demandadas por los mineros para mantener la block­chain van creciendo.
  • El dinero debe servir también como reserva de valor, principalmente para que las personas sepan cuánto valor poseen y qué pueden o podrán hacer con él en el futuro. En este sentido, también las criptomonedas cuentan con algunas desventajas frente al dinero convencional.
  • Las criptodivisas sí podrían cumplir con la función de unidad de cuenta (o unidad no física), aunque son todavía difícilmente accesibles y entendibles para el público general.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here