Inicio PORTADA Estos yogures ayudan a perros abandonados a encontrar un hogar

Estos yogures ayudan a perros abandonados a encontrar un hogar

121
Yogures ecológicos
Desde la Granja de Casa Grande Xanceda, realizan yogures ecológicos además de ayudar a que perros abandonados encuentren un hogar. Aquí tenemos a Malibú, perrita de la granja, gestionando todo./casagrandexanceda.com



Hay algunas empresas que llevan su responsabilidad social corporativa un nivel más allá. Este es el caso de Casa Grande Xanceda, un granja que realiza unos yogures ecológicos, y que además, ayuda a perretes abandonados a encontrar un hogar.

Esta iniciativa, totalmente voluntaria, es algo sumamente necesario hoy en día. Pues algo tan peculiar como fabricar yogures, ayuda a que este mundo sea un lugar mejor.

Yogures que ayudan a los perritos

Casa Grande Xanceda es una granja que bien puede presumir de tener a sus vacas con una calidad de vida envidiable. Desde esta empresa apostaron por crear conciencia, emplear una ecología sostenible ya demás realizar una labor social.

Sus yogures están forrados por dentro y por fuera con las imágenes de perros que se encuentran en protectoras gallegas y que necesitan un hogar.

Además, se dedican a recorrer colegios en Galicia para educar a los niños en tenencia responsable. Ellos luchan y divulgan la adopción de todo tipo de animales.

Pero no sólo fabrican yogures y tratan genial a sus vaquitas, sino que también han adoptado a varios animales.

Por otro lado, apoyan la diversidad y el respeto a todos los colectivos de personas a través de sus redes sociales y colaboran con otras empresas que emplean a personas con discapacidad intelectual.

Casa Xanceda ha creado varios proyectos sociales además de colaborar con otras asociaciones

Fue en el 2016 cuando comenzaron a realizar proyectos sociales como EduCANdo con Malibú, una perrita que va con ellos a los colegios enseñando a los niños la tenencia responsable de animales, y fomentando la adopción como mejor opción a la hora de incorporar un nuevo miembro a la familia.

También en ese año sintieron la necesidad de ir más allá, así que decidieron dar visibilidad a los perro abandonados a través de sus yogures incorporando fotos en los envases del lácteo.

Yogures que fomentan la adopción de caninos

De esa forma conseguían que los canes pudieran llegar a miles de hogares que consumen los productos de Casa Xanceda.

Los perros de las dos ediciones anteriores fueron adoptados. Y para esta tercera edición siguen trabajando para conseguir el mismo objetivo. Encontrar hogar a ocho peluditos y seguir concienciando a la sociedad para que adopten en vez de comprar.

Un equipo muy completo

El proyecto EduCANdo lleva como protagonista a Malibú, una perrita que fue rescatada por ellos. La pobre estuvo deambulando abandonada cerca de su granja unos días, hasta que una compañera de la granja la vió y la recogió.

Al momento Malibú se convirtió en una más de la familia de Casa Grande Xanceda. Y desde entonces es esta amiguita de cuatro patas la que recorre los colegios de la provincia de A Coruña educando a los peques para ser respetuoso y adoptar animales.

«Nuestra peluda profesora está segura de que la educación en valores es muy importante para que los futuros dueños de animales sean responsables, llegando así a acabar con el abandono.» dicen desde su página web.

Malibú se ha convertido en el símbolo de esta lucha

Además tienen ocho mastines adoptados. Tres de ellos son hermanos. También cuentan con una peludita que se llama Avellana, que estuvo primero en acogida para ayudarla a mejorar de un grave problema en sus patitas que cogió en la perrera

La pobrecita estaba pasando por una etapa en la que tenía pánico a la gente. Una vez adoptada oficialmente por la granja siguen trabajando para que pierda esos miedos por completo. Dentro de la familia también cuentan con Rex, un pastor alemán fue adoptado.

La cosa no va sólo de yogures y perritos. Esta gran familia cuenta con una pareja de burritos, Junior y Valentina. De esta forma ayudan a estos animales que se encuentran al borde de la extinción en España.

«Junior y Valentina, son burros guarda vacas: si el 🐺lobo anda cerca lo escuchan con sus grandes orejas y alertan a todos con un fuerte ‘iiiiiiiiaaah’📣!!»

Trabajo en equipo

En la granja cada uno tiene su labor. Mientras que unos realizan yogures, otros se encargan de proteger a las vacas. Los mastines protegen a las lecheras de manera instintiva, aunque no son infalibles, pero minimizan los ataques por parte de los lobos.

Los burritos trabajan en equipo con ellos, pues con sus grandes orejas pueden escuchar cualquier ruido alertando así al resto.

Desde Casa Xanceda dicen que esto es un método alternativo para evitar los ataques, pero también para tener una convivencia pacífica con los lobos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here